Loader
Modificación del Código Técnico de Edificación - COPSESA
1170
post-template-default,single,single-post,postid-1170,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Modificación del Código Técnico de Edificación

Modificación del Código Técnico de Edificación

El pasado viernes el Consejo de Ministro aprobó el Real Decreto de Modificación del Código Técnico de la Edificación. Con el objetivo de lograr una mejora de la eficiencia energética de los edificios y también adaptarse a las nuevas exigencias de salud, confort y seguridad. Por un lado, incorpora el nuevo “Documento Básico de Ahorro de Energía” y la nueva sección del “Documento Básico de Salubridad” que tiene por objeto proteger los edificios frente a la exposición al gas radón.

El nuevo “Documento Básico de Ahorro de Energía (DBHE)”, se alinea con las nuevas iniciativas legislativas europeas y nacionales encaminadas al ahorro energético y fomento de las energías de fuentes renovables.  Actualiza las exigencias reglamentarias de eficiencia energética en cumplimiento de Directiva europea 2010/31/UE necesarias para el objetivo del avance progresivo hacia una economía baja en carbono en el año 2050.

A partir de ahora, los edificios de obra nueva tendrán una alta eficiencia energética, se mejorará la calidad de las envolventes térmicas y se fomentará el uso de las tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético. Todo esto supondrá una reducción del consumo de energía de en torno al 40% respecto a los actuales.

Por otra parte, la nueva sección del “Documento Básico de Salubridad”, la sección HS6 “Protección frente a la exposición al radón” es una trasposición parcial de la Directiva europea 2013/59/EURATOM, por la que se establecen normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes. Se pretende limitar la exposición de las personas al gas radón, reduciendo así los riesgos asociados.

En ultimo lugar también se modifica el “Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio”, para aumentar la prevención de la propagación del fuego a través de las fachadas de los edificios con las nuevas exigencias de ahorro energético y las nuevas innovaciones tecnológica del sector.